Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Wendy Saborío (Narradora)

Wendy Saborío
(Narradora)










Nació el primero de mayo de 1980

Bachiller en Administración de Empresas y Contabilidad, actualmente lleva la carrera de licenciatura en Arquitectura en la Universidad de Costa Rica.

Se ha formado en los idiomas inglés e italiano, además de cursos de dibujo artístico y anatómico por tres años consecutivos en la Casa del Artista.

En el 2005 entra en el taller literario que imparte Julieta Dobles en la Universidad de Costa Rica luego asiste por un corto tiempo al Circulo de Escritores Costarricenses.Se incorpora al taller literario Poiesis en el 2006-2007

Su fuerte tendencia en las letras está orientado hacia la narrativa poética con una novela en proceso "El Lado Azul del Retorno" y una serie de micro-relatos inéditos.

 

 

EL LADO AZUL DEL RETORNO

Estoy aquí esperándote, las hojas sobre la mesa y la sombra del humo del café anudándose en ellas, y las fotografías formando un collage de recuerdos esperando por el después.La penumbra de este espacio de llenos y vacíos y el contorno de mi mano sobre las maderas.  La luz de la única vela encendida dibuja en la pared la silueta de unos labios y mi aquí y ahora lamiéndome los pies.Filio se me va enredando entre las piernas, su voz va conjurando alguna soledad, tal vez la mía... La vida sigue corriendo tras el ventanal tan sencilla y lejana.  Y este frío que se escurre por la hendija de la puerta me recuerda que afuera llueve, que hay niebla y que no se ve la luna tras el relámpago.El sonido del trueno me despierta por un momento de ese letargo de notas ordenadas en el rayado de un pentagrama, tantas veces ejecutadas en la oscuridad de una noche como ésta.Tu pelo se deja caer levemente sobre tu rostro y recuerdo tus manos de hombre dibujarme esa sensación en mi espalda.¿Aún me recuerdas? ¿Dónde me dejaste?  Tal vez me enredé en los hilos de tu pasado y no pude regresar a ti.  ¿O es que acaso me deshice en tu futuro y no pudiste mirarme más?  Tal vez me resbalé en algún punto de fuga en tu perspectiva y ya no me encontraste.  Y aún estoy aquí sosteniéndome de esa línea intentado regresar.Aún puedo sentir mi mano dibujando las nervaduras en el dorso de tu mano...Otra muerte se me desangra entre los dedos, como cuando deslizaba mis manos entre tu pelo mojado después de haber detenido el invierno con el cuerpo expuesto.Y vuelvo a ti, tantas veces se intenta volver, qué difícil resulta cuando no has dejado la huella del hoy que debo seguir.

 


 

 

 







Comentarios hacia esta página:
Comentado por MARVIN VALVERDE, 11-03-2013, 17:01 (UTC):
ESTA ES UNA PROSA AGRADABLE. DESPIERTA GRANDES EMOCIONES.

Comentado por Ronald Bonilla, 10-11-2012, 03:16 (UTC):
Bella prosa poética detiene la eternidad en un instante, bien, Wendy.

Comentado por Steven Castro, 07-11-2012, 04:22 (UTC):
que genial wendy me a gustado mucho transitar por este lado azul tuyo tan agradable



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=