Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Marvin Valverde



Marvin Alberto Valverde Ramírez. 54 años. Costarricense. Nació en San José el 17-09-1958. A los 14 años hizo los primeros poemas informales al ser alumno  de séptimo del Liceo del Sur. Cursó décimo y onceavo en el Colegio Nocturno Omar Dengo al tiempo que trabajaba en la empresa Anglofores.

Graduado en Educación en la Universidad Nacional. Fue docente por 25 años. Actualmente labora en una oficina del Ministerio de Educación Pública. Divorciado. Tiene un hijo.

Ha publicado un libro, Las Profecías Universales y ha producido cuatro libros inéditos; Las Profecías de Juan de Jerusalén, Sueños con Jesús,  Cristo y Buddha y otro sobre el Apocalipsis.

Es integrante del grupo Poiesis donde perfecciona su formación con los Maestros Ronald Bonilla y Julieta Dobles quien ha sido su profesora en el curso de literatura de la Universidad de Costa Rica. Hasta la fecha tiene 50 poemas inéditos y 7 relatos cortos que tratan de temas laborales, místicos, sociales y románticos.

Ha obtenido dos veces el primer lugar (2011 y 2012), en el certamen de Poesía social  Jorge Debravo del Sindicato de Trabajadores de la Educación.

 

Baktún 2012

 

Cuando el vaticinio empapó la “web”

los gavilanes desovaban rumores

depredando los bolsillos ciegos.

 

No tuvimos soplo del sol

y Neptuno no arrojó su manto sobre el litoral,

ningún hocico de volcán nos escupiría

y Dios desde su billar no lanzó cometas.

 

Al calibrarse la hora cósmica

no saltaron los polos la tapia,

¿Cuál Noé se fugaba en su barco

al trompetear el reloj con el solsticio?

 

La cuenta Maya fue “marketing” del miedo,

la usura tuvo su gran feria

en el mar revuelto del Apocalipsis.

 

El júbilo destelló pirotecnias

celebrando al árbol de la amistad

y el niño celeste con tonadas se dormía.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por adriana, 29-09-2013, 14:27 (UTC):
esta poesía es bella y con fuerza

Comentado por nelly, 25-03-2013, 14:34 (UTC):
este poema crea concia, pero con execelentes expresiones

Comentado por Damaris, 17-03-2013, 19:52 (UTC):
ja esta es la poesía que interesa, vas a muy grande

Comentado por maribel, 11-03-2013, 16:42 (UTC):
es una poesia moderna con gran sentido, para compartirla

Comentado por Ronald Bonilla, 18-02-2013, 03:18 (UTC):
Muy bien, Marvin, un poema que canta y denuncia, abrazos.

Comentado por franti campos, 15-02-2013, 10:21 (UTC):
me gusta, es moderna, musical.

Comentado por severna crawford., 14-02-2013, 18:25 (UTC):
fantastico. ¿Dónde consigo tus poemas?



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=