Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Aurelia Trejos Paris




Aurelia Trejos París ha sido destacada folklorista nacional, su labor  ardua en el rescate de la canción meseteña costarricense la ha catapultado como una de las más importantes recopiladoras de lo nacional. Como cantante inició en 1980, después de haber incursionado en el teatro con buen suceso. Es también cantautora y en su último disco es acompañada por el gran pianista Manuel Obregón. Como poeta ha iniciado recientemente en los talleres literarios de Poiesis, aunque siempre le ha gustado escribir.  

Retroceso

  

Aprendí a soslayar las esquinas,  

para no toparte.

 

Hilvané  circunferencias

dejando surcos

entre calles y  avenidas.

 

Te empinabas en  mis hombros, 

pedregales cansados,

por el ir y venir de la inconsistencia;

pero lograba sortearte

con mi capote

de locura.

 

Convertiste mi cuerpo

en  tu guarida

¡¡Qué descaro!!

 

Era  un embate perenne

frente a un solo adversario.

Perdí la contienda.

Retrocedí.

Y hoy que te conozco, soledad… te canto.

 

 

Momento presente

Para Olga Goldenberg

 

 

Dos blandas esferas.

Sensibles esponjas,

giran alrededor de su órbita vital

en el mañana de ayer.

 

La punta afilada de una lanza de plomo

traspasó los tejados de tu casa de madera,

con muro de ladrillo.

 

Me sonrió la materia:

las máscaras, la calaca, los cuadros,

la terraza.

 

 Desalojamos la cotidianidad

y transitamos por  los sueños astrales.

…entonces compartimos la hermandad conspirativa

de la vida y la muerte.

 

El tiempo nunca se detuvo

pero las horas se deslizaron, lentamente.

 

Con el sabor de la albahaca y las aceitunas

se enmarañaron la música  y la poesía.

 ¡Gracias! al dios de los ateos.

 

Y esa noche,

¡ qué carcajada se tenían las estrellas!

Y mi piel,

embebida

con el olor de los jazmines.

 

 

 

 

                                                                                                    

                                                                           

  

 

Café  Navidad

 

 

 

En los tugurios

la Navidad no es blanca:

es café,

sabe a hambre,

huele a lodo

 

Con martillos y cinceles

José, sin saberlo,

construye una cruz.

Y en cada golpe

oscila su desvelo:  

¿y si no me reconoce como padre?

 

Mientras María le acerca

mendrugos color ayer

mira en silencio

el vientre-luz

que a punto ya de reventar,

es un capullo en Dios. 

 

 Desde aquel momento  

en los tugurios

se celebra la esperanza.

 

Malaventurados aquellos

que no pueden ver las estrellas,

 cegados,

por las luces del comercio.

 

 

 





Comentarios hacia esta página:
Comentado por women's blazers shoes, 19-11-2013, 02:47 (UTC):
Some really wonderful work on behalf of the owner of this site, perfectly great content material. women's blazers shoes http://www.aneyefornews.com/6734-youll-provide-the-gift-of-fashion-while-you-shop-at-sheinbox-clothing_afn.html

Comentado por Ronald Bonilla, 20-02-2013, 05:53 (UTC):
Hermosos poemas en tu página, sigue adelante, amiga. Abrazos



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=