Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Asael Guevara (Poeta)


Asael Guevara
(Poeta)



 

Asael Guevara Rivera nació en Escazú en 1994. Dio sus primeros pasos en la escritura a los 13 años.

En el Liceo de Costa Rica formó parte de los talleres estudiantiles  y del grupo experimental de Calipso.

A los 15 años se incorpora a la Banda Municipal de Escazú e inicia sus estudios en piano.

Participa en varias peñas culturales con la Municipalidad de Escazú.

Ha participado con su poesía en galerías de arte, con artistas como: Franklin Cordero Hernández, Leticia Céspedes  y ManyuFung.

 A los 18 años formó parte del taller literario Poiesis donde ha participado en diferentes recitales y se forma para su primera publicación.



TACTOS A LA MONTAÑA

Alguién más escribió esta estrella
entrelazada en bebedero,
(el arpegio in sustituto de tus voces).

Se nos agotaban las tardes
inventando la noche y la cordura,
titubeando en el rito de encontrarnos.

Íconos de perfume
conovocan a los árboles a congregarse
  en la oración perfecta para las galaxias.

Sí,solías navegar
en las orillas de la montaña,
deletreando los años
que por sí solos montaban velas
al promesar el alba.

Yo con mi insensatez
de columpiar la brisa entrte cajones del viento,
aquellos donde te gustaba reír
  con el canto silencioso de la alborada.

Bordabas silbidos bávaros,
y mientras
pintamos una casa al borde del mapa,
de esa ciudad
  llamada como tú nos dijiste.









Comentarios hacia esta página:
Comentado por Josue, 26-07-2015, 11:06 (UTC):
Me encanta

Comentado por Asael Guevara , 17-05-2013, 02:39 (UTC):
Hola muchas gracias espero poder actualizar un poco la biografia y un nuevo poeta abrazos Bendiciones

Comentado por Rafael López , 11-04-2013, 17:31 (UTC):
felicitaciones Asael

Comentado por Asael Guevara, 09-04-2013, 07:16 (UTC):
Hola amigo no tiene que saber sobre ella demasiado solo sientala

Comentado por Michael, 28-02-2013, 01:46 (UTC):
Eso Asa a mi me encanta la poesia pero no se mucho.

Comentado por Asael Guevara , 10-12-2012, 19:47 (UTC):
Gracias amiga Andrea

Comentado por Asael Guevara , 09-12-2012, 22:26 (UTC):
Muchas gracias Ronald, es un placer aprender con usted

Comentado por Ronald Bonilla, 08-12-2012, 16:09 (UTC):
Bello poema, Asael, destco estos versos entre tantos estupendos:
"Yo con mi insensatez
de columpiar la brisa entre cajones del viento"...

Comentado por Andrea, 21-11-2012, 22:09 (UTC):
Precioso....



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=