Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Allan Zúñiga Brenes (Poeta)

Allan Zúñiga Brenes 
(Poeta)



Allan Zúñiga nace el 2 de setiembre de 1971 en  San José, Costa Rica, actualmente vive en la provincia de Cartago.

Realizó sus estudios primarios en el colegio San Luis Gonzaga.
Actualmente asiste a la Universidad de Costa Rica donde anteriormente se le dió el bachillerato en filología española.

Ha laborado en la escuela nocturna Jesús Jiménez  como profesor de español. En la actualidad trabaja en el instituto Santo Tomás de Aquino donde desempeña la labor de profesor de inglés y español.

Es Miembro activo de la Sociedad de Poetas Cartagineses desde el 2010 y miembro activo del grupo Literario Poiesis desde el 2012.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=