Grupo Literario Poiesis
 
  Contáctenos
  Poemas de la Semana, 21 de febrero a 28 de febrero
  VIDEOS Y AUDIOS
  Ronald Bonilla (Poeta Coordinador)
  Isabel Hernández (Narradora y Miembro Fundador)
  Lucía Alfaro (Poeta y Miembro Fundador)
  Julieta Dobles (Poeta y Miembro Fundador)
  Wendy Saborío (Narradora)
  Gerardo Madrigal (Poeta)
  Rodrigo Zúñiga (Poeta y Miembro Fundador)
  Julio Quimbayo (Narrador)
  Andrey Araya (Narrador y Miembro Fundador)
  Luz Alba Chacón (Poeta)
  Sonia Solarte (Narradora y Miembro Fundador)
  Leda García (Poeta y Miembro fundador)
  Olga Goldenberg (Poeta)
  Julia Hernández (Poeta)
  Asael Guevara (Poeta)
  Steven Castro (Poeta)
  Marlene Ramírez Berrocal (Poeta)
  Allan Zúñiga Brenes (Poeta)
  Alberto Solar
  Aurelia Trejos Paris
  Marvin Valverde
  Galería de Fotos
Alberto Solar




Alberto Solar, nacido en San José, se considera hijo del cantón de Tibás, (San Juan del Murciélago), habitante peatonal de Moravia. Con más de cinco décadas a cuestas, arquitecto de profesión. Hace tres años, a raíz de una situación traumática, que lo tuvo al borde de la muerte, decidió cambiar su vida y quiso, soñó con ser poeta. Aún lo intenta, con vocación libertaria. Hace como 8 meses ingresó al Grupo Literario Poiesis, y ya ha participado en algunas lecturas. (San Ramón, Desamparados, y…otras vendrán).

Su vida se complementa con largas estadías en Jacó, asuntos de trabajo y solaz esparcimiento junto al mar, para adecuarse a su nombre y su destino de halcón…casi nunca solitario. Intenta un primer libro…verso a verso.

Reencuentro de soles                                                                                A mi madre Claudia Soto

(In memorian)

 

                                       El universo en su sincronía dirá el punto

                                 y el instante de nuestro próximo encuentro

Aquel que vive en la memoria nunca muere

Que sorpresa el reencuentro

de tu mirada cómplice y solidaria

en la vacía estación de tanta soledad

 

¡Que sorpresa!

Revoloteaban puertas y ventanas

urgiendo al vendaval del tren

con su partida azul

con tu adiós de señales

al costado de mi impreciso amor

que no se pierde, madre

 

Este es el viaje de las mariposas

que en los pasillos recogen boletos

de nostalgia y de tristeza

 

Yo quería mirar el universo

pero de pronto al paso de segundos muertos

el tiempo y el espacio se anularon entre sí

 

Pasó por la pantalla el viejo Einstein

proponiendo inútiles consignas en la noche

y la metamorfosis se hizo niño

cargado de preguntas, golosinas y miedos

en su bolso de sueños

Y los ciegos viviendo entre mis ojos

se abrazaban sin piel y sin mañana

 

Pero el pájaro incandescente se irguió entre nosotros

el único vestigio en la ventana fue tu voz:

ése es el pájaro que entre nuestras manos nace

su nombre es el amor

y el sol lo sangra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Jorge, 04-02-2013, 19:21 (UTC):
Excelente poema Alberto, el final es muy bueno.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Poema de la Semana 11 al 17 de febrero 2013  
  Esta vez, como poema de la semana, hemos escogido un pequeño cuento, muy poético, que escribiera Isabel Hernández y que leyera durante el Recital-Homenaje que POIESIS le dedicase a Luz Ala Chacón. He aquí el breve relato, casi prosa poética:

Domadora del tiempo





A Luz Alba Chacón

Quien coquetea con el tiempo hecho metáfora



Con la sabiduría de quien carga la curiosidad siempre en una pequeña bolsita color rojo; ella resucitaba laberintos. Algunos habían muerto por una pasión, otros por venganza, hubo uno que se ahogó en un río, dejando pequeños caminos huérfanos.



Por eso el Tiempo se enamoró de la dirección exacta de su sonrisa: un guiño, una carcajada, unas cuantas letras acariciando su espalda y de pronto... todos los labios de la historia le susurraban mares y montañas en sus ojos.



El Tiempo quiso ser carne para ella, pero finalmente concluyó que la mejor manera de entregarse era respirando poemas desde la hoja en blanco.



Por eso, a partir de ese instante, cada uno de los minutos se empapa de tinta, solo para verla desenvainarle la mirada al tiempo.



Isabel Hernández



 
Publicidad  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=